50 Sombras, capítulo 10. “Los chicos de azul, las chicas de rosa”

El análisis de este capítulo comprende desde la página 123 a la 140

Dejamos el capítulo anterior con la madre de Grey fuera de su habitación preguntando por su hijo. Anastasia, recién follada, se da cuenta de que no tiene ropa limpia para ir a saludarla y él le dice que se ponga algo suyo. Bueno, se lo exige, que no entiendo por qué este hombre es siempre tan violento y amenazador. Ni que fuese un jefe de la mafia.

La madre es rubia. ¿Por eso lo de las secretarias? Me voy a morir con la duda.

La inteligente ha contestado el teléfono sin mirar y era José. Espero que tengamos pelea de machos. Le daría algo de interés al libro, que a estas alturas me aburre soberanamente. Desde luego a Grey le ha sentado como una patada en los huevos. Y de verdad que no entiendo tanta agresividad y que ella además lo permita. Ana le dice que tiene que hacer una llamada y:

—¿Al fotógrafo?

Se le tensa la mandíbula y le arden los ojos. Parpadeo.

—No me gusta compartir, señorita Steele. Recuérdelo —me advierte con estremecedora tranquilidad.

Me lanza una larga y fría mirada y se dirige al dormitorio.

Y eso de que no la tutee cuando está cabreado o de cuando en cuando me parece una soberana gilipollez. Y además está el hecho de que este tío es bipolar:

¿Qué ha pasado con el hombre generoso, relajado y sonriente que me hacía el amor hace apenas media hora?

Tiene unos cambios de humor radicales que hacen de él una persona altamente inestable. E insoportable para una convivencia. Síndorme premenstrual permanente. Pero en hombre.

Anastasia ha fruncido el ceño dos veces en la misma página y casi en el mismo párrafo. Cuando a la autora le da por algo, le da.

Se van de vuelta a la casa de Ana, ahora en coche. Le ha dicho que necesita hablar con la amiga y él cede enfadado porque lo que le preocupa es que se lo cuente a su hermano. La familia de este tío es raruna, la madre al irse le ha puesto la mejilla y le ha dado un beso fugaz sin tocarle. Huele a chamusquina.

—Cuanto antes te sometas a mí mejor, y así acabamos con todo esto — murmura.

—¿Acabamos con qué?

—Con tus desafíos.

Sé que con lo de someter habla del rollo amo/sumisa, pero es que considerar un desafío el querer hablar con tu amiga sobre sexo, más teniendo en cuenta que acabas de tener relaciones por primera vez, me parece excesivo.

Cuando ve su coche, Anastasia piensa esto: “Es uno de esos coches que debería tener tumbada en el capó a una rubia de largas piernas vestida solo con una banda de miss.” Nada sexista, ¿eh? Todo muy normal. Tan poco sexista como esto: “Y por un segundo vuelve el dulce, joven y despreocupado Christian. Me inspira ternura. Está entusiasmado. Los chicos y sus juguetes.” Le regalaba yo a Anastasia, (o a la escritora más bien), la decoración que tiene mi tutora de trabajo de fin de máster en el que pone “fuck gender roles”, a ver si viéndolo todos los días se le pega algo.

Punto a favor de Christian: le gusta Bruce Springsteen. Cierta lectora debe de haber puesto una mueca ahora mismo solo por tener cosas en común con semejante elemento.

Han ido a comer a un bar en el que te sirven la caza del día y Anastasia se sorprende de que a la camarera le guste Grey. No para de decir lo buenísimo que está párrafo tras párrafo pero ahora menuda sorpresa porque  “¡Le gusta! ¡No solo me pasa a mí!

Otra cosa que no me gusta de Grey es que siempre le está hablando “con paciencia”, o se molesta, o se irrita con ella a la mínima de cambio. Porque por lo visto Anastasia le saca de sus casillas al decirle que no quería vino, que quería una coca cola light y él debe explicarle como si de una niña se tratase, con mucha paciencia, que el vino le irá bien a lo que les pongan de comer. ¡Pues yo no quiero vino y no quiero, coño!

Acabaría rápido el libro de ser yo Anastasia.

Le ha dicho que le ha gustado a su madre.

Sus palabras hacen que me ruborice de alegría.

Lo siguiente será un rubor de angustia. Otro de tristeza y otro de miedo.

Dice Grey que ha vivido él también cosas nuevas con ella.

—Nunca había dormido con nadie, nunca había tenido relaciones sexuales en mi cama, nunca había llevado a una chica en el Charlie Tango y nunca le había presentado una mujer a mi madre. ¿Qué estás haciendo conmigo?

Has dormido con ella la primera vez porque estaba borracha y la segunda porque te decidiste a resolver “la situación” de que fuese virgen, cosa que ninguna de las otras 15 mujeres serían. Por ese mismo motivo follásteis en tu cama, por tus ansias de firmar el contrato la llevaste en tu helicóptero, (palabra que no usa, solo Charlie Tango, cosa ridícula a mi parecer), y a la madre se la ha presentado porque dudo mucho que alguna vez apareciese cuando acababa de follar. Solucionada tu duda. Ea.

—Una amiga de mi madre me sedujo cuando yo tenía quince años.

—Oh.

¡Dios mío, tan joven!

Sus gustos eran muy especiales. Fui su sumiso durante seis años.

Ahora es cuando nos toca saber si fue sumiso por voluntad propia o no, Porque de no haberlo sido, explica parte de su comportamiento de mierda, aunque no lo justifica.
Nah, fue queriendo.
Y ahora lo que no entiendo es que si le molaba ser sumiso, ¿por qué de repente quiere ser amo? ¿No preferiría que ella fuese su dominatrix? Lo mismo ha probado lo inverso y ha descubierto que le mola más, ya nos enteraremos.

Lo miro. Este hombre… abusaron sexualmente de él cuando era adolescente…

Acaba de decir que es un buen amigo de la señora a día de hoy, ha sonreído con nostalgia, ¿por qué piensa ella que fue abusado? ¿Me estoy perdiendo algo? Un chaval de 15 años tiene edad más que suficiente para reventarse el capullo a base de polvos si quiere. Quizás el problema esté en la diferencia de edad pero siempre que él quisiese de verdad, no veo el abuso por ninguna parte.

Le ha preguntado a Christian, cuando le ha vuelto insistir para que coma, (es una repetición de la repetición), que si su relación se basará en él ordenando y ella obedeciendo. Obviamente le dice que sí y que a ella le gustará el rollito, ante lo que piensa “lo dudo, sinceramente”. No se puede vivir de esa manera sabiendo que no te va a gustar, esto no va a salir bien. El argumento, o consejo, de Grey es: “Anastasia, tienes que seguir tu instinto. Investiga un poco, lee el contrato… “ Y supongo que tras hacerlo querrá ver anulada su personalidad para ser tu sumisa aún cuando no es por vocación. Yo que sé, no lo termino de ver claro.

¿Cómo puede cambiar de humor tan rápido? Es tan volátil… Cuesta mucho seguirle el ritmo.

Peor que una clase de zumba avanzada, muchacha.

Ha llegado a su casa y está a punto de echarse a llorar porque se tiene que separar de él unos días. “¿Por qué de pronto me siento huérfana?” Que niña más peliculera, diosmiodemivida.

Está hablando con Kate y le cuenta que le ha ido muy bien con Christian. Le ha preguntado que si se ha corrido y ella, sonrojada como cabe esperar, le ha dicho que sí.

Uau… Christian debe de saber lo que se hace

No Kate, tú no.

tumblr_mf68zrjs8n1rwu15qo1_500

Kate dice que su primera vez fue basura, porque el muchacho en cuestión “fue muy brusco, y yo no estaba preparada” Tres cuartos de lo mismo que pasó con Grey, solo que como es Grey y ella estaba chorreando ya le iba a encantar desde la primera embestida. Pero es que supongo que lo de Grey no es brusquedad, es pasión.

La diosa que llevo dentro está sentada en la postura del loto y parece serena, aunque tiene una astuta sonrisa autocomplaciente en la cara.

Es que es ridículo, la mierda esta de la diosa es una ocurrencia que supongo que a ella le pareció magnífica pero que en la práctica te hace resoplar. Pero es que no para.

Mi subconsciente me mira moviendo su largo dedo y luego se transforma en la balanza de la justicia para recordarme que Christian podría demandarme si hablo demasiado

¿Es para arañarse la cara o no?

Dice la amiga que la ve cambiada y Ana le dice que está dolorida. Kate dice que ella también y añade un “Hombres… —dice con una mueca de disgusto—. Son como animales.” Una mueca de disgusto por haber follado con ganas, porque supongo que tú como buena señorita que eres no puedes querer follar duro como los animales.

angry

Le empieza a contar Kate su rollo con el hermano de Grey y “Kate se ruboriza. Oh, Dios mío… Katherine Agnes Kavanagh se convierte en Anastasia Rose Steele.” Me acabo de imaginar a una niña pija americana soltando un Oh my gosh con la manita levantada y la otra en el pecho, mirando al cielo y riendo con su sonrisa perfecta justo después de soltar la frase. Y pelea de almohadas, YUHU CHICAS DE LA HERMANDAD.

Ha hablado con José por teléfono, el cual se ha disculpado argumentando que es que quizás si la besaba cambiaban sus sentimientos. Besos mágicos y tal. Ella le dice de tomarse un café con él. Lo inteligente, digo yo, sería alejarse del muchacho un tiempito. Pero no, es que es su amigo, todo muy Bella+Jacob. Va a salir mal porque van a hablar de Grey y se va a poner celoso.

Se ha puesto a pensar en Grey y en por qué le gusta y solo saca cosas físicas, en sus bromas y en aspectos muy superficiales. Además de la enorme pena que le da verlo tocar el piano con cara de perrete abandonado y de que fuese “Un chico privado de adolescencia, del que abusa sexualmente una malvada señora Robinson…” No sé si hace drama o lleva razón porque no conozco toda la historia, pero me inclino por lo primero. Ya veremos.

Hasta ahora tenemos:

  • Contacto físico con mamá casi nulo
  • Posible trauma de juventud de Grey
  • Un hombre más inestable que una torre de jenga al final de la partida
  • Roles de género vomitivos
  • Demasiadas diosas interiores

A ver si se lía parda ya, que me aburro una barbaridad.

boton50

Anuncios

Un comentario en “50 Sombras, capítulo 10. “Los chicos de azul, las chicas de rosa”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s