50 Sombras, capítulo 5. “Me río en la cara del peligro, JAJAJAJA”

Este análisis comprende de la página 60 a la 70.

Se la ha llevado a su hotel y se ha despertado en su cama sin pantalones. Cuanto menos, raruno es. El libro este es de detallitos, ¿eh?. Le ha preguntado a Grey, que viene tó sudao pero Anastasia le chupaba igual, que si lo hicieron la noche anterior, y él responde: “Me gusta que mis mujeres estén conscientes y sean receptivas”. Ojo cuidao, propiedad privada, les ha reservado los derechos de autor. Y atención a la maravillosa respuesta de Grey cuando ella le dice que no tendría que haber ido a buscarla:

—En primer lugar, la tecnología para localizar móviles está disponible en internet. En segundo lugar, mi empresa no invierte en ningún aparato de vigilancia, ni los fabrica.

No deja de ser de acosador lo que has hecho, por muy descargable de internet que sea.

Y en tercer lugar, si no hubiera ido a buscarte, seguramente te habrías despertado en la cama del fotógrafo y, si no recuerdo mal, no estabas muy entusiasmada con sus métodos de cortejarte.

Vale que ella no quería, pero, y citando a este señor, en primer lugar, si ella acaba en la cama de José no es cosa suya. En segundo lugar, que piense que ella se vería cuanto menos obligada a acostarse con él es menospreciar las capacidades de Anastasia de elegir por sí misma. Vale que la muchacha no suele poner límites, pero estoy segura de que siendo como es no se acostaría con José solo porque la besase. Y en tercer lugar, ¿dónde vas Lancelot? Ella se ríe de él, aunque parece aceptar las excusas, y le dice que precisamente que parece “un caballero andante”. A lo que le responde “No lo creo, Anastasia. Un caballero oscuro, quizá.
Excuse you, sir.

Gracias Irene ♥

Gracias Irene ♥

OH
MY
GOD

Se dedica a reñirle como si de una niña pequeña se tratase y cuando ella le dice que si va a seguir así mucho tiempo él le contesta:

—Tienes suerte de que solo te riña.

—¿Qué quieres decir?

—Bueno, si fueras mía, después del numerito que montaste ayer no podrías sentarte en una semana. No cenaste, te emborrachaste y te pusiste en peligro.

Cierra los ojos. Por un instante el terror se refleja en su rostro y se estremece. Cuando abre los ojos, me mira fijamente.

—No quiero ni pensar lo que podría haberte pasado”

Vamos a ver. Vamos a ver porque… vamos a ver. Ya con la primera frase estoy yo, y cualquiera con dos dedos de frente que vea las noticias, de pie, vestida y en la calle. Y poniendo una orden de alejamiento. Ya puedes ser Nagase Tomoya, que eso en mi boca es decir mucho, que me sueltas algo así y huyo como Simba, huyo y no miro atrás. Y ya hacer que se sienta mal por haber bebido y decir que SE PUSO EN PELIGRO, pero a ver, ¿cómo se pone una en peligro por salir a beber con los amigos? ¿Qué va a ser de Christian si se entera de que Anastasia conduce? ¿Qué deporte de riesgo supone ponerse un tampón? No entiendo nada, absolutamente nada de lo que pasa por la cabeza de este señor. Drama queen del año, de la década y del mundo.

Y ella con lo único que se queda es con la idea de ser suya, que le encanta. Aha.

Ah, sí, también quiere enseñarle disciplina a José. Pensaría que de la misma manera que a Anastasia pero visto lo visto descartamos cualquier práctica que no sea heternormativa.

Dice esta que se siente protegida con él… *suspiro*

Se está tocando por primera vez en la ducha de Chrstian, y está flipando con lo que siente. Lo que yo os diga, nueva del paquete.

Mira, están hablando de que ella le va a devolver los libros y ropa que le ha comprado porque la de la noche anterior estaba llena de vómito, y le dice él que se la compra porque puede, a lo que ella responde “—El hecho de que puedas no implica que debas —le respondo tranquilamente” Ahora, si esto lo aplicase de verdad, estaría más bonito.

Grey le ha dicho que no le interesa el romance, (oooh…) y a la pregunta de Ana de si va con mujeres, como es obvio, dice que sí. Bueno, pues ella no puede creerse que diga que va con mujeres en voz alta. ¡Ay, qué vergüencita! ¡Un multimillonario buenorro admite que folla! ¡Es que no me lo puedo creer!

Le dice que quiere morderle el labio y ella le incita a que lo haga, a lo que contesta que no porque no tiene aún su “consentimiento por escrito”. Y ahí vamos con el contrato, aunque todavía no se lo muestra. “Cuando lo sepas, seguramente no querrás volver a verme.” Pues sería lo normal que no quisiera verte ya, pero ahí la tienes, chorreando.

De nuevo, piensa algo malo de él y no lo dice. Exterioriza muy poco y cuando le echa algo en cara se convence de su respuesta porque es tan guapo que le distrae. Vamos, material maleable de primera categoría.

Le acaba de decir “good girl” como si fuese una perra porque se ha comido la comida del plato. Dios de mi vida, de mi alma y de mi corazón y mira que soy atea. Es que es para mandarlo a tomar por culo cada vez que abre la boca. Ha llegado al punto que Anastasia tiene miedo de decir lo que piensa, “sobre todo cuando parece tan hosco.” Muy sano todo, una relación que aconsejaría a todo el mundo.

EWWWWWW
EWWWWWWWWWWWWWW

“Veo el cepillo de Christian. Sería como metérmelo a él en la boca. Mmm… Miro rápidamente hacia la puerta, sintiéndome culpable, y toco las cerdas del cepillo. Están húmedas. Debe de haberlo utilizado ya”

EEEEEEEEEEEEEEEWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWW
POR DIOS QUÉ PUTO ASCO. ¿Qué tiene de erótico meterte en la boca un cepillo ajeno? ¿Qué es lo siguiente? ¿Limpiarte los mocos con su pañuelo y ponerte cachonda cuando los mocos secos te arañen la cara?

Vale, la escenita del ascensor me ha molado, ese rollo de “aquí contra la pared” ha sido un bonito 10. Pero es que tengo reciente el cepillo de dientes y sus comentarios de gilipollas integral y le quitan pasión al asunto. Una pena y lo digo en serio. Ahora, a él sí le ha molado que use su cepillo de dientes.

Su subconsciente se ha transformado en una “pequeña diosa” que “menea las caderas y baila una samba para celebrar la victoria”. Qué está contenta vaya. Y fin del capítulo

Hasta ahora tenemos:

  • A un protagonista muy cachondo y maltratador en potencia.
  • A una protagonista muy cachonda y maltratada en potencia.
  • Una buena escena erótica en un ascensor.
  • Diosas que danzan y contratos.

A ver si follan en el siguiente porque me estoy poniendo de los nervios. Y espero que la escena de sexo sea digna, porque me la leí y no la recuerdo. No sé si es algo bueno, precisamente.

boton50

Anuncios

Un comentario en “50 Sombras, capítulo 5. “Me río en la cara del peligro, JAJAJAJA”

  1. De qué coño va este tío? Sabía que era imbécil, pero… tanto?? Y ella, mira, a ver si baja ya de la parra, que vaya telita, ia… brutal… ya me contarás de que va la escena del ascensor, me interesa, jijiÜ Por cierto, buenísimo lo de Batman!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s