50 Sombras, capítulo 3. “Ruborizada me hallo”

Este comentario comprende de las páginas 32 a 45

Kate, pongámosla en azul, la amiga, se ha puesto loca de contenta de que Grey vaya a verla al trabajo y de que “el soltero más rico, más escurridizo y más enigmático de todo el estado de Washington” le haya dado su teléfono. Y mira, es esta misma la que tiene tacto 0 y le dice a Ana que José debería hacer las fotos, porque es fotógrafo, que no lo he mencionado. Y bueno, casi que le obliga a hacerlo.

Anastasia le ha sacado la lengua al teléfono. OK.

Paul, el hermano del jefe que le tira los trastos a Ana, le pide salir todas las noches y si cuela, cuela. Sin agobios ni acosos, ¿eh?, todo muy sano. Que si te dice que no cuatro veces no quiere decir nada. Pero ella piensa lo siguiente: “Paul es mono como podría serlo el vecino de al lado, pero, por más imaginación que le eches no puede ser un héroe literario.” Me gustaría que a Ana le administraran una dosis de realidad y de sentido común para que viese que ella lo que necesita no es un Grey, es un Gregorio. O en este caso un José.

Que por cierto, 50 sombras de Gregorio, lectura necesaria.

Ha llamado a Grey para decirle de hacer la sesión de fotos, y ha soltado esta frase:
Casi puedo oír su sonrisa de esfinge al otro lado del teléfono.”

Aham. Sigamos.

Aham. Estoy que chorreo.

Kate es muy mandona, no pide las cosas por favor y supongo que de ahí le viene que a Anastasia no le moleste tanto la actitud de Grey. “Sí, ama. Es tan dominante… Pongo los ojos en blanco, pero hago lo que me pide.” Pues más o menos lo mismo que con Grey, no se queja en voz alta, no se queja en absoluto.

Choque de miradas José-Grey, guerra por ser el macho alfa.

Después de la sesión de fotos le ha pedido que se vaya a tomar un café con él, y Kate le ha dicho a Anastasia que no se fia de Grey. Kate es lista, quizás la he prejuzgado por aquello de ser tan mandona. “—Ana, es un tipo raro —me advierte—. Es muy guapo, de acuerdo, pero creo que es peligroso. Especialmente para alguien como tú.” Y mira, siempre le hace caso a su amiga, pero ahora no. Vaya por dos.

Grey le ha dado la mano y ella nunca ha paseado de la mano con nadie. Si no ha hecho eso… En la vida real sería tan, tan, tan diferente… Los datos como que a ella le gusta el té muy flojo a modo de metáfora y tal van a contrastar mucho con lo fuerte que le va a dar él. En todos los sentidos.

Sus largos dedos retiran el papel con destreza, y yo lo contemplo fascinada” Ahí coincido contigo, unas buenas manos son unas buenas manos. #Enfermedad

¿De verdad? Uau…” Al editor es para darle con un libro en la boca.

Eh, eh, Anastasia le está leyendo la cartilla a Grey un poco. Le ha dicho que es arrogante y le ha hecho ver que sus preguntas son demasiado personales. Se siente mal por dejar claro que su actitud no le gusta pero al menos lo hace.

Acabo de dar un suspiro de pura exasperación. “ Está recordándome la pregunta de si era gay. Vuelvo a morirme de vergüenza. Sé que en los próximos años voy a necesitar terapia intensiva para no sentirme tan mal cada vez que recuerde ese momento.” Terapia. Necesitar terapia por preguntarle a alguien si es gay. Y yo me planteo, ¿qué basura homófoba me estoy leyendo?

Grey no quiere hablar de su pasado. Supongo que justificará su actitud de mierda por algún trauma del que nos enteraremos más adelante.

Ay, ay, ¿esto es un anime y yo no me he enterado? Anastasia se iba a caer, él ha tirado de ella y ahora la está abrazando. Estoy viendo los pétalos de sakura, escuchando el tum tum de su corazón y viendo sus ojillos vidriosos mientras él le dedica una sonrisa cálida. “Y por primera vez en veintiún años quiero que me besen.” Y esto me deja claro que esta muchacha no sabe ni dónde queda el clítoris. Que no sería un problema de saber como sé lo que se nos viene encima. Bueno, a ella.

Hasta ahora tenermos:

  • Una amiga con sentido común.
  • Homofobia confirmed.
  • Dos Uau.
  • Ocho ruborizaciones, a veces casi seguidas.

Estoy deseando leer el primer polvo. ¡Lo que me voy a reír!

boton50

Anuncios

2 comentarios en “50 Sombras, capítulo 3. “Ruborizada me hallo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s