50 Sombras, capítulo 2. “Ya sé qué me está pasando”

Este segundo capítulo comprende de las páginas 18 a la 31.
Creo que voy a empezar a citar bastante más, porque tela marinera el capitulito.

Sigue sin saber por qué se ha sentido como se ha sentido y entre las posibilidades no descarta que el que sea rico o poderoso esté en una de ellas. A cada cual le excita lo que le excita y lo entiendo, pero Holy Molly chica… Creo que hay cosas un pelín más importantes en una pareja, pero bueno, no prejuzguemos, no me quiero poner tonta. Si es lo que a ella le gusta, le gusta. Pero esto que os pongo ahora… esto ya no lo entiendo:

Puede ser arrogante, pero tiene derecho a serlo: ha logrado tanto siendo tan joven. No soporta a los tontos, pero, ¿por qué habría de hacerlo? De nuevo, me irrita que Kate no me diera una breve biografía

No me entra en la cabeza que justifique de esa manera tan pobre el que sea un gilipollas. Oh, sí, Anastasia, está bien que trate mal a los demás, total, ¡es rico! Whatever! Lo que a ella le irrita es que su amiga no le diera una biografía para ir preparada y no parecerle tonta, que la culpa es suya de que él se porte como se porta, por supuesto.

Intento no arañarme la cara pero me cuesta, ¿eh?

Yo decía que no me iba a meter en cómo está escrito sino en el contenido. Pero es que esto… Mi sobrina de 15 creo que escribe mejor.

Y las preguntas de Kate… ¡Uf! La adopción y que si era gay… Se me ponen los pelos de punta. No me puedo creer que le haya preguntado algo así. ¡Tierra, trágame! De ahora en adelante, cada vez que recuerde esta pregunta me moriré de vergüenza. ¡Maldita sea Katherine Kavanagh!

¡Uf! ¡Tierra, trágame! ¡Jopetas tío!
Flipando estoy.
Y yo sin editar el libro.
OK

Dice que le reconforta la idea de no volver a verle. Pues hazte caso y no vuelvas a verle.

Punto a favor de Ana, es trabajadora, compagina carrera con trabajo. Se parte la cara por lo que quiere. Bien.

—¿Por qué querías saber si era gay? Por cierto, ha sido la pregunta más incómoda. Casi me muero de vergüenza, y a él le ha molestado que se lo preguntara.”

Y dice que le ha molestado como si fuese algo lógico, porque supongo que en la mente de Anastasia es una falta de respeto asumir que alguien pueda ser gay, menudo insulto a su masculinidad y a su perfil de triunfador, ¡Maldita sea Katherine Kavanagh y sus preguntas!

MADRE MÍA DE MI VIDA LA PÍLDORA QUE ACABA DE SOLTAR SOBRE SU MADRE. Resulta que a la señora le gusta probar cosas nuevas, que supongo que está jubilada y tiene mucho tiempo libre. Pues eso a Anastasia no le parece aceptable, de hecho dice: “espero que Bob —su relativamente nuevo marido, aunque es mucho mayor que ella— la controle un poco ahora que yo ya no estoy en casa.” Señoras mayores del mundo, no experimentéis cosas nuevas con vuestro propio dinero, limitaos a ser aburridas como se espera que si no Ana se nos pone nerviosa y manda a vuestro marido para que os guíe por el buen camino. Una visión que huele un pelín a alcanfor de antigua que es, pero si la chiquilla es tradicional… Pero claro, de tal palo tal astilla. La madre, aunque progre con sus hobbies, se siente preocupada porque su hija no tiene pareja y no sale con chicos. Solo se limita a estudiar, TSK, esto de querer forjarse un futuro propio en vez de pensar en boda, ay ay ay.

La escritora tiene extremadamente asumidos los roles de género. Uno de los novios de la madre es buen carpintero “y cuando no está viendo el fútbol, juega a los bolos, pesca o hace muebles”. ¿Llorará? ¿Sentirá? ¿O sus niveles de macho man no se lo permitirá? De hecho, ella le llama y le contesta en gruñidos. Ajá, muy normal todo, no le mandes a la mierda por mostrar interés en el que consideras tu padre y que te responda de esa manera.

Hace demasiado hincapié en esto.

« ¿Es usted gay, señor Grey ?» Me estremezco al recordarlo.

Me está empezando a molestar cosa mala.

Acabo de conocer a José, que supongo que es la versión de esta novela de Jacob Black porque se le ve un buenazo, y está bastante más bueno que Grey: “Lleva vaqueros y una camiseta. Es alto, ancho de hombros y musculoso, de piel morena, pelo negro y ardientes ojos oscuros”. Pero claro, ella no quiere saber nada. Pobre José.

Uh, Grey ha ido a verla al trabajo. Es innegable que a la muchacha la tiene loca físicamente hablando, no para de repetir que es guapo, muy guapo, y que no debe mirar ni sentir lo que siente. Anastasia, suéltalo, cual Elsa pero en calor.

Yo hay frases que supongo que sirven para verlo más atractivo pero no entiendo: “¡Dios mío! La mirada perdida de Christian Grey” Me lo he imaginado de estas veces que alguien se queda mirando a la nada y se le abren mucho los ojos hasta que vuelve a la realidad. No es muy sexy, no. Y Anastasia me tiene cannnnsada con ese “contrólate, cállate, me sonrojo, me tiemblan las piernas”. Es siempre lo mismo. Exactamente lo mismo. Llega a aburrir.

Le van a hacer una sesión de fotos al muchacho  para incluirla en la entrevista de la amiga, y me da a mí que se la va a pedir a José. Verás. Tacto -500.

Vale, por la tienda ha aparecido el hermano pequeño del jefe, al que por lo visto le mola Anastasia. A Grey no le ha gustado un pelo y ha parado de comprar elementos de bricolaje – siempre acompañando cada adquisición con un comentario lujurioso – para dedicarle a Ana una mirada fría. Que si resulta que el muchacho la abraza porque es su amigo, a él no le gusta un pelo. Está visto que Ana ya es suya y el contacto con otro macho no es bien recibido.

Otro dato a destacar es que el tal Paul le ha pasado un brazo por los hombros, en palabras de Anastasia “de manera posesiva“, y a ella le molesta que se tome tantas confianzas. El problema, Paul, es que no estás bueno y no tienes ni pasta ni poder, si no fijo que no se queja por mucho que le moleste.

Su tono es distante y frío. Maldita sea… ¿Lo he ofendido?

De nuevo la culpa es de un tercero, o lo que es peor, de ella por tener contacto con otro hombre, no de que él sea gilipollas.

De acuerdo. Me gusta. Ya está, lo he admitido

¡Vaya inesperado giro de los acontecimientos! Joder, no me digas, menudo shock, ¿quién lo hubiera dicho?

Y acaba el capítulo con él diciéndole que está encantado de que haya sido ella quien le entrevistó y no la amiga. Una de caaaaaaaaarl cal y una de arena, ¿eh Grey?

Hasta ahora tenemos:

  • Un amigo que se va a quedar en amigo pero que debería ser algo más.
  • Una madre a la antigua.
  • Una protagonista a la antigua, repetitiva y, al fin, segura de sus sentimientos.
  • Alusiones homófobas.
  • Un… ¿Un momento? ¿Cómo sabe Grey dónde trabaja Anastasia? Stalker alert?

Mañana más… y espero que mejor, porque este episodio me ha puesto de los nervios.

boton50

Anuncios

4 comentarios en “50 Sombras, capítulo 2. “Ya sé qué me está pasando”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s