Sonrisas

(Aconsejo reproducir la canción mientras se lee)

No se decidían a pedir nada ni a moverse de donde estaban, y estaba sonando una canción que me encantaba así que sin decir nada me metí en la pista rodeada de gente y empecé a bailar. Me dejé llevar por la música y bailé, bailé hasta que empecé a sudar. Al abrir los ojos vi a un chico mirándome fijamente. No era especialmente atractivo pero igualmente me acerqué a él. No era feo, parecía simpático e interesado. Puso sus manos en mi cintura sin cortarse un pelo y me di la vuelta, bailando de espaldas a él pero sintiéndole cerca. Escuché su risita en mi oído y su cuerpo pegado al mío. Escuché a sus amigos jaleándole. Me olía el pelo, haciéndome sonreír al escuchar su sonrisa en el “hummmm” que me hizo cosquillas en el oído. Me di la vuelta y le miré a los ojos. Unos ojos marrones que prometían diversión. Tiré de su mano sin pensarlo dos veces, sin mediar palabra. Le metí en los servicios femeninos ignorando a los que nos rodeaban. Allí también sonaba la música a todo volumen. Mejor. Me besó sin perder la sonrisa, me cogió en peso riéndose y me calentó haciéndome sentir divertida. Sus manos estimulaban toda mi piel, su boca se llenó con mis pechos y fui yo la que le abrió la bragueta, tocándole despacio, provocando que se mordiese el labio. Olía de miedo. Me acarició sobre las bragas con el pulgar y tras dejármelas empapadas las movió hacia un lado, penetrándome despacio, haciéndome reír mientras gemía. Me mordía el cuello al embestirme, no tenía ni idea de quien era y no me interesaba. Solo me interesaba el orgasmo que me estaba provocando lento pero seguro. Temblé en sus brazos sintiendo un segundo orgasmo que cortó para ponerse un condón. Me puso de espaldas para volver a metérmela, follándome más fuerte aún. Me corrí un poco antes que él, riéndome, y cuando acabó de temblar apoyado en mi espalda también se rio. Me miró a los ojos.

– Me encanta esta canción – me dijo besando mi mejilla.

– ¡Mira, tenemos algo en común! – Y a carcajadas salimos del cuarto de baño, con las miradas de todos clavadas en nosotros. Pero qué importaba, estaba de fiesta y la canción que estaba empezando, como el chico que tenía al lado, también me encantaba.

Anuncios

3 comentarios en “Sonrisas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s